25 de junio de 2019
La quiniela de la Nacional: ¿Cómo juegan los gallos clasificados? (2/4)
Seguimos descubriendo las principales características de los participantes de cara al gran “partido” que disputarán el próximo 13 de julio en el RCDE Stadium. Conozcamos con que armas afrontan el encuentro los dos primeros puestos del podio de cada regional. Por Kapo013.
La quiniela de la Nacional: ¿Cómo juegan los gallos clasificados? (2/4)

Zasko y Sweetpain, cuando el cartel de promesa ya ha dejado de servir.

Ambos aparecieron en 2015 como dos de los mayores fenómenos de la nueva generación de freestylers formada y consolidada tras el parón de Red Bull. En su momento se les tildó como las grandes promesas del panorama estatal e incluso se puso su nombre en posibles rankings mundiales del futuro. Si bien es cierto que cuatro años después su progresión ha sido notoria, la magnitud de su año de debut ha dejado las siguientes temporadas un tanto por debajo de lo esperado. Ni las métricas del alicantino ni el rebuscado ingenio del sevillano han dejado de crecer pero es cierto que tras varios tropiezos inesperados de ambos en Regionales y Nacionales, el gran público ya no les ve un techo tan alto como antaño.

De Zasko se espera más que nunca porque pese a que su Regional no haya sido todo lo brillante que podría, viene de una temporada en la que le hemos visto reencontrarse con aquel Ginés que encandiló al universo del freestyle con unas métricas salvajes y una actitud chulesca y desafiante. Su mayor hándicap posiblemente sean las exigencias de un formato que no le deja soltarse todo lo que le gustaría.

Por el otro lado, Sweetpain llega en su mejor momento. El año pasado ya arrasó en Sevilla y este año hizo un papelón mayúsculo en Cádiz. Lo que no deja claro del todo su favoritismo de cara a ser el representante español en la próxima Internacional es su desempeño en las grandes citas. La pasada campaña decepcionó en el Wizink Center contra todo pronóstico y ya viene siendo costumbre que en las nacionales en las que participa, por a o por b, termina cayendo antes de lo previsto. Si logra ser el mismo que en las regionales será uno de los favoritos.

Blon y Gazir, la última oportunidad de un veterano contra la ilusión del debutante.

“Este es el año de Blon” es posiblemente una de las frases que más veces oímos el año pasado durante los meses previos a la Final Nacional. Tras la retirada en Red Bull de Chuty, Skone, Arkano e Invert, se abrió un espacio en el freestyle español en el que el campeón nacional lo sería por primera vez en su carrera y todo apuntaba a que el barcelonés, apodado cariñosamente como “el rey sin corona” lograría por fin su tan anhelado trono. Finalmente, de nuevo con la colaboración de Errecé y con la inesperada irrupción de Bnet, Blon se quedó sin trofeo pese a su constante y genial desempeño desde 2013. Este año el escenario es idéntico, puesto que Bnet también se ha retirado de la Nacional y ninguno de los anteriores campeones ha regresado a la competición. Pero ¿Tendrá Blon la capacidad para romper su fatídica estadística o volverá a verse arrastrado por su maldición?  La clave de por qué este es su año nos la cuenta el mismo Pablo: “Competir en la misma ciudad dónde empezó todo esto para mí y rodeado de las personas que más quiero, creo que me dará un punto extra de tranquilidad y emoción con el que no contaba otras veces”.

Quizás, el hecho de jugar en casa por primera vez en su carrera, le catapulte al éxito, pero para ello tendrá que superar a nombres consolidados como los de Walls, Sweetpain, Zasko o Force y tener cuidado con caras nuevas como las de Tirpa, Mnak o el mismo Gazir. Lo que es seguro, es que como viene haciendo desde años atrás, Blon nos hará disfrutar de un registro mucho más maduro y adulto que el de la mayoría de sus oponentes y, basándose en su ingenio lleno de comparaciones cinematográficas o literarias, intentará alzarse por fin con el título de gallo master. “Solo de pensar en Mbaka o Queen Mary levantando mi brazo en una hipotética final ya se me pone la piel de gallina” nos dice Pablo, que tiene claro que su objetivo no es otro que el de ganar.

El otro gallo que ha conquistado el oro Regional este año es Gazir. El asturiano es el fenómeno de la temporada: la nueva cara visible que a todo el mundo le apetece ver medirse contra la élite nacional. Entró en la Regional alicantina siendo prácticamente un desconocido y se va de ella como uno de los nombres más importantes de la temporada 2019. Su agudo ingenio, una puesta en escena arrolladora y buenos adornos métricos convierten a Gazir en el rookie del año, el Mbappé del freestyle español, que parte con mucho público a favor pero también con la dificultad añadida de ser un completo novato en eventos de esta entidad. A Walls ya le salió cara la jugada hace dos temporadas: ser el niño de oro no garantiza estar a la altura de los más veteranos por muy a tu favor que esté la afición. De todas formas, él lo tiene claro: “Me veo con muchas ganas de estar en ese escenario sabiendo que tengo mucho más que ganar que no que perder”.

Veremos si Gazir termina siendo el Bnet de 2019 y se hace con el título en su año debut o si, como a tantas otras promesas les ha pasado, vemos su faceta más inexperta sobre el césped del RCDE Stadium. Lo que el joven freestyler sabe de sobra es que es una de las caras nuevas y eso narrativamente le da muchas salidas: “Me gustaría mucho enfrentarme a Blon, aunque sé que es uno de los cocos de la Nacional, argumentalmente creo que sería un choque muy interesante”.

 

Últimas noticias
Estate siempre al tanto de todo lo que sucede
Ver todas
Si te ha gustado este contenido,
ahora puedes disfrutar de muchos más
Regístrate
Utilizamos cookies para que tu experiencia tenga mucho flow. Al continuar con la navegación entendemos que aceptas su uso. Para más información haz clic aquí