13 de octubre de 2019
De bestia a santo - La travesía de Jony Beltrán, parte 1
Ahora es considerado una deidad entre la comunidad de freestyle, pero el camino de Jony y su ascenso al cielo del rap mexicano fue un viacrucis que recorrió, principalmente, en Batalla de los Gallos. Por Tess La
De bestia a santo - La travesía de Jony Beltrán, parte 1

Jony Beltrán ahora es considerado incluso un santo por la comunidad de batallas de freestyle, algo que se ganó gracias a su vigencia por varios años. El campeón mexicano tuvo un largo recorrido antes de ser el respetado MC que es ahora, y las partes más importantes de ese recorrido, fueron en Batalla de los Gallos, más específico, en dos años en particular que marcaron no solo su trayectoria, sino la historia en las batallas de freestyle rap.

2013

Transcurría el otoño del año 2013, un caluroso día en tierras regiomontanas, un día normal para casi cualquier persona, pero para los amantes de las batallas, significaba el regreso del emblemático torneo Batalla de los Gallos después de un largo paro de unos años de ausencia, esta vez, en Monterrey. Había pasado mucho tiempo, mil y un cosas, conflictos, eventos, batallas, y todo tipo de experiencias que le daban un toque fresco a esta nueva Nacional, los exponentes del pasado ahora eran jueces y partidarios del torneo, así que sólo quedaba esperar por ver quién de las nuevas generaciones obtendría el título de mayor prestigio a nivel nacional, además claro, de quién sería el nuevo representante mexicano en tierras extranjeras.

Para entonces, ya habían personajes que en la actualidad son referentes pero que en su momento eran promesas consolidándose, había nombres como Dtoke o Chuty resonando por las redes como máximos favoritos a ser el nuevo campeón internacional de Batalla de los Gallos. Con esto, los escuchas mexicanos sólo podían tener fe en que alguien indicado los representara, y a pesar de que Batalla de los Gallos tenía tiempo sin aparecer en México, ya había favoritos para esta Nacional, y para lo mismo, figuraban nombres como Jack, Pala, RC o Lobo Estepario; Aczino, quien tenía de su lado a la mayoría de la comunidad mexicana ya en esos entonces después de conseguir ser el primer campeón nacional en tierra extranjera, por problemas de salud tuvo que dejar de lado su participación para ser juez en ese año.

Expectativas y emoción era lo que había de sobra por esta fecha, y a pesar de esto, realmente nadie podía asegurar que sería lo que pasaría.

Lo mejor de México se enfrentó entre sí, fue una masacre por donde sea que fuera visto, figuraban varios MCs provenientes de los crews más representativos de la escena mexicana en ese entonces, así como también raperos cercanos a la ciudad de Monterrey y algunos extras.

Para cuando se finalizó el torneo, la comunidad mexicana no lo sabía, pero estaba viendo el nacimiento de una futura leyenda para el freestyle de su país. Un joven Jonahatan Beltrán de 18 había ganado la nacional de Batalla de los Gallos en México. A partir de acá, toda la comunidad mexicana que no había estado presente en el evento, tenía la misma duda: ¿Quién es Jony Beltrán?

Jony consiguió aprovechar su efecto sorpresa para vencer a Repik, Topis, Jack y Pala en ese orden, los únicos representantes de MC4, el grupo más simbólico para el freestyle mexicano de aquellos días, habían caído frente a él. Algunos de los favoritos de la comunidad habían sido presa de los punchlines de un inocente Jonahatan Beltrán un 29 de septiembre. Ahora México tenía un nuevo representante, y venía de Acuña.

Las críticas, como siempre, no se hicieron esperar, la comunidad argumentaba, entre otras cosas, que la apariencia de Beltrán no correspondía con la de un campeón que pudiera hacerle frente a los mejores teniendo a su país en la espalda, fueron días duros para un joven Jony que había cometido el pecado de ser el mejor en un día donde la comunidad tenía otros favoritos. Fuera de los comentarios, por parte de la comunidad, no había casi ningún tipo de respaldo hacía su representante. Había de todo, menos fe.

Con un “¡Sí, a huevo!” Respondía Beltrán a la pregunta hecha por el Misionero para dar pie a su primera vez como representante internacional, cinco minutos después recibió un voto unánime por parte de los jurados, dejando a Stick en primera ronda, lo que conllevó a su avance a semifinales, donde lo estaba esperando uno de los favoritos del torneo que llegaba como, Chuty.

 

Acá era donde sus habilidades realmente serían puestas a prueba, el momento de la verdad, la situación en la que le podría probar a todo un país que se equivocaba y que sí estaba listo para ser un exponente de primer nivel.

El español dio una excelente batalla, pero cometió el error de usar al físico de Jony como recurso, dándole mucho énfasis y dejándolo bastante claro, lo que dio oportunidad a que su adversario pudiera tener dos minutos llenos de recursos en contra del país natal de Chuty, así como de respuestas de primer nivel, que serían suficientes para aprovechar su factor sorpresa frente al Estadio Malvinas Argentinas en ese día. Gracias al intercambio de rimas entre los dos, esta batalla es recordada hasta el día de hoy, tanto por el contexto como por los versos soltados ese día por parte de ambos combatientes, tanto que una réplica era la única opción.
 En el round extra ambos dieron lo que podían, pero Chuty parecía no terminar de sentirse cómodo, cosa que el mexicano aprovechó lo suficiente para ser el segundo mexicano en llegar a una final de una Internacional de Batalla de los Gallos después de Hadrian.

Ya desde acá, Jony se había ganado el respeto de la comunidad internacional de batallas, había podido hacerle frente al gran reto en el que la mayoría aseguraba que fallaría, la percepción de la mayoría hacia él había dado un cambio radical.

 

Aun con esto, faltaba la prueba final, la recta final tenía a Dtoke, el local de esa noche, imponente y duro como siempre, rodeado de la euforia del público pues venía de sentarse en el banquillo después de tener su legendaria batalla contra Stigma, que poco tenían idea que terminaría convirtiéndose en uno de los duelos más vistos de la historia del freestyle. Jony se encontraba en evidente desventaja por todos esos factores.

Dtoke dio apertura a la batalla con varios versos que tenían como objetivo el mostrar improvisación, usando la palabra que aparecía en pantalla para soltar un par de rimas al respecto para al final dejarlo de lado y darle cierre a su minuto para esperar al de Jony, quien empezó bastante bien, haciendo alusión un par de veces a la batalla de su contrincante contra Stigma. Realmente, todo se mostraba de forma excepcional para el mexicano en la final, o eso parecía hasta que “Malvinas Argentina” salió en pantalla para ser usado como estímulo creativo.

Lo que Beltrán atinó a hacer le costaría la batalla, pues dejó ver su ignorancia total ante el tema: “En serio, mi estilo se aplica / me ponen palabras que no sé qué significan”. Dtoke hacía gestos de negación a la par de los del público, todo comenzaba a derrumbarse para Jony, y después de su su segundo minuto, el argentino sólo tuvo que hacer uso de lo que su contrincante no pudo de la forma adecuada para ganar la batalla y llevarse al público y al jurado en el bolsillo.

 

Y sí, ese día Dtoke se convirtió en el primer campeón internacional de Batalla de los Gallos después de su pausa, lugar que pudo haber obtenido Jony en otras circunstancias, y aunque no fueron esas las condiciones más favorables para el mexicano, ya con llegar a esa parte, había llegado mucho más lejos en todo aspecto de lo que la comunidad de su país había imaginado.

Ahora Jony Beltrán era otro nombre que pasaba a la historia para el freestyle mexicano, aún con un segundo puesto, la gloria estaba de su lado.

Últimas noticias
Estate siempre al tanto de todo lo que sucede
Ver todas
Si te ha gustado este contenido,
ahora puedes disfrutar de muchos más
Regístrate
Utilizamos cookies para que tu experiencia tenga mucho flow. Al continuar con la navegación entendemos que aceptas su uso. Para más información haz clic aquí