14 de junio de 2016
SERKO FU: La voz del estadio
Una entrevista de Juan Ortelli a Serko-Fu, uno de los speakers más old school de la Batalla de los Gallos
SERKO FU: La voz del estadio

En México 2008, un local tomó el micrófono para calmar a las fieras y se convirtió en el primer y único mexicano en ser speaker de una Final Internacional de Batalla de los Gallos

Por Juan Ortelli


Junto al español Mbaka, Serko Fu es uno de los hosts más reconocidos de la escena de batallas en habla hispana. MC de los legendarios Caballeros del Plan G, Serko (Sergio Fuentes, 35 años) fue el speaker de la Final Internacional de Batalla de los Gallos 2008, que se disputó en el DF, donde el local Hadrián se coronó campeón. “Esa final fue un parteaguas para la escena”, dice él, que además ha estado en todas las finales nacionales de BDLG en México desde 2013, como también de muchos eventos de BC One, la competencia de breakdance organizada por Red Bull. De Gómez Palacio, en Durango, al noreste de México, Serko es un reconocido activista de la cultura rap en nuestro idioma que ha colaborado con, entre otros, Control Machete y Cypress Hill, aparte de ser un fan declarado del freestyle. Mientras graba su segundo disco solista y promociona “Digan lo que digan”, el single del nuevo álbum de Caballeros, recuerda los pormenores que lo llevaron a convertirse en speaker de batallas, cómo fue aquella noche fría en el Museo Anahuacalli y cuál es su estilo para hostear. “Yo no soy un referí”, dice. “Yo ejerzo mi labor de MC aterrizada a lo que es una batalla de freestyle.” 

¿Cómo llegaste a ser host internacional de Batalla de los Gallos?
En 2006, el primer año que en México se hizo Batalla de los Gallos con participantes (en 2005, Eric El Niño había sido seleccionado directamente por la organización para competir) yo fui host. Ese fue el primer contacto que tuve con BDLG, aunque ya había sido host en batallas en mi país y trabajado para Red Bull en otro tipo de eventos. En 2007 y 2008 fui juez en las nacionales de México, y de un momento a otro ya estábamos cerca de la Final Internacional, que en 2008 se realizó en DF, y mucha gente preguntaba por qué no era yo el host (en 2008, el host de las eliminatorias mexicanas había sido MC Luka, creador de la frase: “¡Gallo, pelea!”). Para ese momento yo tenía el reconocimiento de la banda, porque con Caballeros del Plan G ya teníamos más tiempo toureando por el país, y conocía a la gente, conocía los estilos. Los de la organización de Red Bull lo sabían, y me decían: “No, es que tu conoces a la banda, tienes el respeto de la escena del freestyle”. A muchos de los que competían ya los conocía, porque yo había dado conciertos en sus ciudades. Entonces yo me acuerdo que decía: “Yo hubiera preferido ser host, me divierto más”. Y cuando pasan las eliminatorias, me dan la noticia: “Oye, ¿si te interesa hostear la final internacional?”, a lo que yo respondí: “Encantado”. 

¿Por qué fue importante para el rap de México la Final Internacional de 2008?
Esa edición para mi fue de lo mejor, porque ese año se hicieron cuatro eliminatorias en diferentes puntos del país, como en Ciudad Obregón (Sonora), por ejemplo, donde estaba un Eptos, un Danger que se acercó desde Tijuana. Tu sabes que México tiene adentro como cinco Méxicos diferentes. Gracias a esas eliminatorias en distintos puntos, que nunca se había hecho ni volvió a hacerse, conocimos más caras, porque eso fue lo que pasó: ese año descubrí a Hadrián y Aczino, y apareció una nueva camada de freestylers, donde realmente eran pocos pocos los que venían de la escena del rap de antes. Fue la siguiente generación, digamos, y en ese sentido es claro que Batalla de los Gallos fue un parteaguas en México y estoy seguro –porque me lo han contado– que lo mismo pasó en otros países de Latinoamérica.

¿En qué porcentaje crees que Batalla de los Gallos ayudó a crear el poderoso roster de freestylers que tiene México hoy?
En México ya había gente haciendo música rap desde los 90; era una escena más reducida, y obviamente no había una industria como tal. Batalla de los Gallos detonó eso, la industria, y a partir de esta Final Internacional en DF empezaron a salir muchos más discos de artistas locales, incluso vinilos. Tanto es así que fue un parteaguas que la gente que ahora mueve la escena –desde los últimos cinco años– todos salieron de ahí. Toda esa camada la parió Batalla de los Gallos, el que quieras. Algunos ya estaban haciendo cosas, pero la proyección se las dio Batalla de los Gallos. Un T-Killa salió de ahí, un Eptos salió de ahí, un Hadrián salió de ahí, un Aczino salió de ahí; Mike Díaz estuvo ahí, el Grave estuvo ahí, el Tanque estuvo ahí. O sea todos, todos de alguna manera se proyectaron o se catapultaron con Batalla de los Gallos. Eso es así, muy claro, muy evidente. Bueno, a algunos se les olvida (risas). Pero de ahí salieron. 

¿Qué recordás de esa Final Internacional de 2008?
Una cosa que me acuerdo mucho y no fue tan grata es que ese día obvio se llenó, pero yo tenía sentimientos encontrados y me daba mucha tristeza el favoritismo. Claro que la gente va a apoyar a su gallo local, pero no sé. Me acuerdo que decíamos: “Parece Lucha Libre”. Acá en la Lucha Libre hay gente que sólo va y se la pasa gritando: “¡Quiero ver sangre!” Y sólo quieren destrucción. Entonces eso se me hacía triste, porque perdía el por qué de la batalla, la onda de la tradición oral del freestyle. El público del DF es muy difícil, muy exigente. Mucha gente dice que es como el público de Nueva York, que si la haces en el DF puedes hacer lo tuyo en todos lados. Es un público muy exigente que está acostumbrado a ver de todo, y es duro. La gente lo empezó a tupir a Vendetta (el nombre que usó MCKlopedia para esa batalla), por ejemplo, y se volvió cómico, porque él se las devolvió; pero también recuerdo como chiflaban a Piezas o incluso a Mena en la final. Yo creo que eso se dio porque había mucha gente ajena al hip-hop, que no entendía y que lo único que quería era ver a alguien ofendiendo a la madre del otro o cosas así, y tu sabes que eso al final de cuentas influye bastante en los participantes. Recuerdo que eso no fue chido. 

¿Qué pasó después de la batalla, esa noche?
Al final nos corrieron del camerino, yo creo que seguimos la fiesta demasiado tiempo (risas). En esa edición fue importante que llegara gente de otros lados, como Siete Nueve de Puerto Rico, Mustafá Yoda de Argentina, Juaninacka de España. Se estaba gestando algo que ya da frutos en la actualidad: una red,  un circuito, una conexión en Latinoamérica muy interesante. Provocó lo que está pasando hoy en día, esa interacción que permite que, por ejemplo, haya un Secretos de Sócrates en México o vaya Danger a Argentina, que haya un evento como Línea 16 y traigan a un Sony, y creo que la Final Internacional de México 2008 fue la batalla que cimentó eso. Y por el lado de México, imagínate el orgullo de decir: “Damn, es un mexicano el que tiene el cetro internacional del freestyle”. Fue muy importante. Hadrián también terminó muy borracho esa noche…

¿Cuál fue tu referente, tu influencia para ser host?
Las primeras batallas que yo vi eran las Scribble Jam, y no tenía un formato donde el host tuviera un rol importante, como ocurre en este momento. Yo creo que mi influencia más que nada fueron los MCs y cómo manejaban el escenario, desde un KRS One hasta el que quieras. Yo creo que más que nada fue eso: transportar el rol de un MC de rap, de show, que dirige; que cuando hay que rapear, rapea; que cuando hay que decir algo, lo dice. Fui aprendiendo a prueba y error, porque fueron varias ediciones en las que participé (Serko también fue host en la final nacional de República Dominicana en 2012). Mi influencia fueron más los MCs que yo he visto o escuchado, y su manejo del escenario.  

¿Te gustaría volver a ser host internacional?
Sí, mano, definitivamente me gustaría ser host de una internacional otra vez. Es más, tengo que ser. Lo voy a decretar: Voy a ser el host internacional de este año (risas). Hablando en serio, sí me gustaría bastante, porque la neta es algo bien chido. Es una responsabilidad, claro, porque a fin de cuentas tu llevas la batuta ahí, tu eres el que está orquestando todo. Pero las internacionales son bien chidas, porque se genera un puente. Las amistades que yo he hecho gracias a Batalla de los Gallos es algo bien edificante, y desde que empecé a la fecha hemos construido todos juntos una red bien grande.

¿Te gusto este artículo? ¡Te recomendamos que veas el análisis de Mexico 2008: PUNCHLINE vs FLOW!

Últimas noticias
Estate siempre al tanto de todo lo que sucede
Ver todas
Si te ha gustado este contenido,
ahora puedes disfrutar de muchos más
Regístrate
Utilizamos cookies para que tu experiencia tenga mucho flow. Al continuar con la navegación entendemos que aceptas su uso. Para más información haz clic aquí