30 de abril de 2018
Vivir improvisando
Hace cinco años nadie pensaba que sería posible dedicarse al freestyle de forma profesional. A día de hoy un gran número de improvisadores cobran habitualmente por sus shows y los más influyentes viven exclusivamente de ello. Hemos hablado con Aczino, Chuty, Skone, Dtoke y Blon sobre cómo es vivir del freestyle. Por Bruno Feliu.
Vivir improvisando

Viajar por todo el país en coche o autocar, con una mochila con dos bocadillos, 20 pavos en el bolsillo y durmiendo en casa de algún rapero de la zona o en albergues de mala muerte. Así hemos comenzado todos los freestylers, y me tomo la licencia de escribir en primera persona porque sé bien de lo que hablo. El premio de la batalla en cuestión apenas solía darte para cubrir el viaje y eso contando con que te lo llevaras tú. La verdadera recompensa era la gente que conocías, la experiencia adquirida y darte ligeramente a conocer fuera de tu casa.

A día de hoy el comienzo es el mismo, pero a la que comienzas a generar cierta expectación en el gran público no tarda en sonarte el teléfono. Al otro lado suele haber un promotor que te quiere en su evento, sea para improvisar contra otro nombre en boga o para participar como sparring en un posible torneo plagado de caras conocidas. La fórmula es la misma de siempre, pero con la diferencia de que si antes solo había un par de puertas por abrir, ahora el pasillo está repleto de ellas. Cada batalla ganada abre una más y en las del fondo del todo está la posibilidad de terminar viviendo exclusivamente de los shows y competiciones.

Todo ha sido un proceso gradual que se ha tenido su arreón final desde que regresara la Red Bull Batalla de los Gallos en 2013. “Año a año veíamos como se llenaban más las salas, cada vez la gente quería más batallas. Llegó un punto en el que para que la gente fuera a los conciertos ponían batallas en el cartel para que hubiese más afluencia de público. Nos usaban un poco, el que ganaba se llevaba un premio de mierda y el resto nada. Te dabas cuenta que generabas mucho público pero no te lo estaban recompensando. Nos dimos cuenta de que generábamos dinero pero no lo veíamos. Ahí se produjo un cambio de chip colectivo que ha permitido que hoy podamos dedicarnos a esto realmente. Costó, pero el resultado es maravilloso”, nos dice Skone, campeón del mundo de la Batalla de los Gallos en 2016 y freestyler profesional.

Aczino, el campeón internacional vigente, nos cuenta que hay mucho esfuerzo previo para llegar donde se ha llegado: “Yo empecé a vivir del freestyle por necesidad. Tenía 21 años, estaba a punto de tener a mi primer hijo y ya estaba ganando algo de dinero a través de los eventos, pero se me venía una responsabilidad enorme encima y no era suficiente para mantener una familia. Decidí invertir el dinero que tenía en mi propia carrera. Primero pagué mis viajes para competir fuera y hacerme conocido en otros países, después me empezaron a llamar para ir con los gastos cubiertos y finalmente terminé por empezar a cobrar un caché hasta que esto se consolidó más o menos en 2015”.

La evolución ha sido tal que muchos han terminado por dejar sus trabajos convencionales y centrarse en su carrera como freestyler: “Decidí dejar el trabajo que tenía y dedicarme de lleno a la música, el freestyle y la producción de eventos. Al principio fue muy difícil pero al final se logró” nos cuenta orgulloso Dtoke. “Hasta el año pasado compaginaba el freestyle con el trabajo de oficina. Veía las batallas como un complemento. Pero llegó un punto en el que me estaban ofreciendo muchos eventos y bien remunerados y no podía aceptarlos por tener otro trabajo. Haciendo cálculos vi que valía la pena asumir el riesgo” dice Chuty, quién posiblemente a día de hoy sea uno de los nombres más cotizados del mercado del freestyle internacional.

De todas formas no todo es éxito y satisfacción. Tornar tu pasión y talento en trabajo tiene su parte negativa: “Lo peor es que tu mayor pasión se torna un trabajo y evidentemente te llegas a saturar y a no poderlo ver como una mera afición. Se convierte en una contradicción constante con la que vives” nos dice Aczino.

 

Gallos de gala... - El español @SmoothArkano y el mexicano @Aczino_oficial asistieron al @CirqueDuSoleil JOYÀ, espectáculo que se presenta en un teatro construido en medio de la selva en la #RivieraMaya. - Mañana domingo protagonizarán una batalla de exhibición en la ceremonia de entrega de los @Premios_PLATINO del Cine Iberoamericano #2018. - La premiación se transmitirá a través de @TNTLatam y #TNTGo en vivo desde el Teatro Gran Tlachco del @XcaretPark con @EDerbez en la conducción. - #PremiosPlatino2018 #PremiosPLATINO #Aczino #Arkano #Mexico #España #Bolivia #Peru #Ecuador #Cuba #Venezuela #Chile #Argentina #Dominicana #Colombia #Cine #CostaRica #Musica #Instagram #Pelicula #BatallaDeLosGallos #CirqueDuSoleilJoya

A post shared by Red Bull Batalla de los Gallos (@redbull_gallos) on

Pero más allá de la exigencia de la profesionalización, la inestabilidad laboral y la dependencia mediática son los factores más difíciles de sobrellevar: “Dependes de un público volátil. Un día te aman y el otro te dejan de lado. Es complicado vivir con esa presión y ese miedo a caer” comenta Skone. De todas formas el malagueño contempla otras vías para desarrollar su carrera profesional en caso de que le época dorada del freestyle vea su final: “Yo soy actor, he estudiado arte dramático y evidentemente también me encantaría dedicarme a eso”. El barcelonés Blon, quien acaba de publicar su primer libro de poesía añade: “Es un escaparate que puede abrirnos otros caminos que pueden ser mucho más duraderos. La cuestión es saber que tu momento en el freestyle va a caducar pero aprovechar al máximo la repercusión que tienes ahora para poder construir tu futuro”.

La conciliación de ser un artista con la vida personal, amorosa y familiar es otro de los hándicaps con los que se encuentran a menudo. “A fin de cuentas es un arma de doble filo. Te quita tiempo con la familia y evidentemente eso se sufre. Te pierdes fechas importantes de los niños y te duele. Por eso cada determinado tiempo trato de tomarme descansos” nos dice Aczino quién a veces se pasa semanas sin poder estar con su mujer e hijos por las giras internacionales en las que llega a empalmar actuaciones en tres o cuatro países.

Skone amplia esta afirmación y entiende que los más allegados también se ven obligados a hacer un esfuerzo: “Requiere de mucha comprensión. Si para ellos no es una situación soportable se convierten en una mochila muy pesada con la que cargar y no es bueno para ninguna de las dos partes”.

Pero en definitiva todos coinciden en algo. Ha sido un largo camino el que han recorrido para llegar a este punto. Forman parte de esa maravillosa minoría que invierte casi la totalidad de su tiempo en algo que les llena, en algo que harían de forma totalmente desinteresada y que gracias al empuje de todos se ha convertido en una forma de vida con todas las letras. “Regresas a casa cansadísimo y te das cuenta que estás invirtiendo tus energías en lo que más te gusta. Así que incluso lo peor de trabajar como freestyler se convierte en algo que te llena” nos dice Aczino.

Todavía son una minoría de improvisadores los que pueden dedicarse a tiempo completo a su gran pasión. De todas formas mirando cinco año atrás uno se da cuenta que se está avanzando a pasos agigantados. Los pasos de un gigante llamado freestyle que parece estar más vivo que nunca y con toda la energía necesaria para seguir mirando al frente sin titubear. Quién sabe en qué situación laboral se verán estos chicos de aquí media década. De momento los precedentes invitan al optimismo. Lo que está claro es que el nivel y la implicación de los que viven la rima improvisada como un leitmotiv están en su punto más alto. Que así siga.

También te puede interesar
DJ Verse: "Mi vida ha cambiado por completo". Una entrevista.

 

Últimas noticias
Estate siempre al tanto de todo lo que sucede
Ver todas
Si te ha gustado este contenido,
ahora puedes disfrutar de muchos más
Regístrate
Utilizamos cookies para que tu experiencia tenga mucho flow. Al continuar con la navegación entendemos que aceptas su uso. Para más información haz clic aquí